Insider

¿Pueden las pymes facturar 100 millones de euros más al año?

9 abril, 2015
Oficina compartida

La respuesta es sí:

Si hace unos años alguien nos hubiera dicho que podríamos ingresar entre 5.000 y 10.000 € más al año compartiendo nuestra casa no lo hubiéramos creído. Fomentando el uso compartido de viviendas, Airbnb ha generado 128 millones de euros solo en Barcelona, proporcionando unos beneficiosos ingresos extra a los anfitriones.

Abramos la mente: según un reciente estudio, más del 50% de las empresas tienen espacio que no utilizan, como salas de reuniones, despachos o puestos individuales. Esto supone, solo en Madrid y Barcelona, 315.000 espacios ubicados en 180.000 empresas que podrían ser rentabilizados, ofreciéndolos por horas, días o semanas.

Si un 30% de estas empresas compartieran estos espacios desocupados con otros profesionales durante 10 horas al mes, a un precio medio de 15 €/hora, estaríamos ante un incremento en sus ingresos superior a los 8 millones de euros mensuales. Algo que no parece difícil si tenemos en cuenta que hablamos de todo tipo de espacios, desde salas de reunión o despachos hasta consultas médicas, galerías de arte o academias de baile.

 Oficina compartida, lo mejor para todos

Con un tejido empresarial formado mayoritariamente por micro empresas –gran parte de las cuales no cuentan con un espacio profesional fijo– a los que se suman empresas de mayor tamaño con necesidades puntuales de espacio (por ejemplo para una presentación, una formación o un evento) hablamos de un mercado potencial que podría superar, con creces, estas previsiones.

El análisis destaca que en la mayoría de los casos, los profesionales que buscan un espacio de forma puntual lo hacen para mantener reuniones con clientes, en un 56,8 % de los casos, seguido de trabajar en momentos punta (43%), organizar reuniones internas de equipos (41%), realizar trabajo del día a día (36%) o trabajar fuera de su ciudad (36%) entre otros usos.

El consumo colaborativo, una tendencia en auge

Gracias a las nuevas tecnologías y a los cambios que nuestra sociedad está experimentando, compartir los recursos disponibles es una tendencia en auge. Cada vez más personas comparten coche, casa, libros o tareas, y modelos como Airbnb o Amovens crecen exponencialmente, conectando a usuarios y fomentando las relaciones Peer to Peer. España se sitúa, además, entre los 5 países de la UE con más potencial de crecimiento en este campo.

La oficina compartida es la mejor forma de llevar la economía colaborativa al ámbito de las empresas, facilitándoles optimizar costes y generar relaciones de confianza con otros profesionales de las que, a menudo, surgen oportunidades de colaboración. Cabe desatacar que el 46,6% de las empresas susceptibles de ofertar espacios profesionales, prácticamente la mitad, ha considerado en alguna ocasión la idea de obtener unos ingresos extra mediante la cesión de los mismos.

Esto sin tener en cuenta que el 21,6% de ellas ya ha rentabilizado de algún modo las instalaciones de trabajo desocupadas o que el 12,5%, a pesar de no haber optado por esta opción, admite que en todo caso tampoco sabría cómo hacerlo. Por el contrario, tan sólo otro 12,5% asegura que no tiene en mente esta posibilidad.

Estos datos se desprenden de un estudio realizado por Spacebee, “Oferta y Demanda del Espacio Profesional: Determinación del mercado potencial”, cuyo análisis se apoya sobre un universo de 378.208 empresas de menos de 50 trabajadores de Madrid y Barcelona.

Y tú, ¿qué compartes? :)

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply